Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Enjoy the Silence 4.0 {Apocalíptico Zombie + Confirmación}
Dom Ago 20, 2017 2:11 am por Pkn

» Tiempo de Dragones [Confirmación]
Dom Jul 16, 2017 6:39 pm por Web Master

» The Last Hope [Confirmación]
Dom Jul 09, 2017 11:56 pm por Web Master

» Pokémon Ysiel ― Confirmación / Élite
Jue Jul 06, 2017 12:37 pm por Web Master

» Overrealm — Confirmación élite.
Miér Jul 05, 2017 7:58 pm por Web Master

» Tír na nÓg — Confirmación Élite.
Miér Jul 05, 2017 7:58 pm por Web Master

» Daemon IV Blackfyre
Sáb Jul 01, 2017 5:33 pm por Daemon IV Blackfyre

» Einar Ficha
Sáb Jul 01, 2017 5:12 pm por EinarEriksson

» Guía de Rasgos
Sáb Jul 01, 2017 4:16 am por Web Master













Afiliaciones


Kirth Dundledore - El reencuentro.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kirth Dundledore - El reencuentro.

Mensaje por Kota el Lun Mayo 23, 2016 5:31 pm

Kirth un día mientras se paseaba por los límites de Castillo Negro, estaba deseando poder salir e ir a visitar de una vez por todas a su familia en las Tierras de la Corona. Por supuesto esto significaría desertar así que salvo por una orden directa del Lord Comandante en un encargo especial, él no saldría de allí jamás, lo cual además era poco probable pues Kirth no encabezaba ningún puesto importante entre la soldadesca.
Decidió que aunque no podría ir a verlos, sí los contactaría. Así que solicitó al maestre Aemon enviar un cuervo a Suno con un mensaje para su familia, a modo de favor claro.
Éste aceptó sin pedir nada a cambio, (un cuervo menos no haría la gran diferencia).
Lo cual puso muy feliz a Kirth.
En la carta, que estaba dirigida a su primo Dentos, le explicaba quien era él, y le contaba por qué no había sido capaz de escribirle en todos estos años desde que se enteró de la causa de muerte de Saalavys, la vergüenza no se lo había permitido.
Esperaba que quizá, si su condición se lo permitía, él fuese a visitarlo allí algún día, y que llevase a su familia consigo, tal vez en algún negocio por el Norte que llevara cerca de la Guardia Nocturna. (Esto era improbable pues se hallaba en los límites superiores de los siete reinos, pero aún así, Kirth tenía la esperanza de que algún día se verían).
El tiempo pasó y Kirth seguía esperando a que un día su primo le contestara, para su sorpresa cuando una carta al fin llegó, no era de parte de Dentos, sino que era de parte de su hijo Wat. "Tiene un hijo. ¡Tengo un sobrino!" pensó en ese momento, muy feliz de que su familia hubiese crecido y que efectivamente entraran por fin en contacto.
En la carta, Wat saludaba cordialmente a su tío y manifestaba su alegría por encontrar a un miembro perdido de la familia. Se mostró sorprendido por la confesión de Kirth de que por culpa de su padre, el abuelo de Wat había fallecido, pero también le restaba importancia alegando que ya había quedado en el pasado. Aún así afirmaba su desconocimiento de la existencia de su tío, pues Dentos nunca lo había mencionado, claro que él apenas conocía a la familia de su padre, por medio de historias, quizá se hayan visto de pequeños, pero si así era él no lo recordaba. Wat le comentó que su padre Dentos ya no recidía en aquel lugar, pero que recientemente Wat lo había visitado en Desembarco del Rey y le haría saber de la noticia y su paradero. Cuando su padre se enterase, si éste estaba de acuerdo y no surgían inconvenientes, viajarían allí para reencontrarse y conocerse mejor. Ya de paso, Wat buscaría alguna manera de hacer dinero estando en el Norte, sabiendo que era una amplia y vasta tierra para hacer negocios y encontrar trabajo.
En la carta también le narró brevemente la historia de cómo había sido su vida, y le contó también algo de la vida de su padre Dentos. Pero el resto lo charlarían en persona, cuando se viesen.
Kirth quedó maravillado por la carta, y más aún por haberse enterado de lo amplia que era su familia. No solo se había enterado de la existencia de su sobrino, sino que según parecía, ¡También tenía una sobrina nieta! Y en cualquier momento partirían hacia el Norte para conocerlo. Lo desilusionó un poco el no saber si Jayne vendría o no con su padre y abuelo, aunque Castillo Negro no era un lugar para mujeres y menos jovencitas como ella. El lugar estaba repleto de ladrones, violadores y asesinos. Todos ellos criminales sin remedio. Aunque fuesen todos sus hermanos y hubiesen tomado sus juramentos y sus votos les impidiesen tocarla, también estaban ahí como castigo, o al menos muchos de ellos, no para redimirse por voluntad propia, como era el caso de Kirth. Unirse a la guardia nocturna suponía el perdón de tus crímenes pasados, pero no suponía un cambio radical en la persona. Una vez criminal, siempre criminal.
Estaba dubitativo sobre cómo se sentía por el hecho de que Jayne lo viniera a visitar o no.
Pero al final decidió no preocuparse por ello y dedicarse a hacer los preparativos para su visita, aunque faltaba aún un gran período de tiempo para su llegada, no podía esperar. Ya había solicitado al Lord Comandante Jontos Qorgyle que le diera el permiso para salir del recinto de Castillo Negro al momento de la llegada de su familia para ir a recibirlos, o en todo caso una misión que pasara cerca del camino por el cual viajaría su familia. Ya no podía esperar.

                                                -PERSPECTIVA DE WAT-

Esa carta dirigida a mi padre fue un alivio para mis preocupaciones. Me intrigó mucho que alguien con nuestro nombre familiar estuviera escribiéndonos, pensé que seguramente era para pedir dinero o ayuda de algún tipo, me sorprendió el conocer que el motivo de la carta era que quería disculparse por su pasado familiar entre mi abuelo y su padre, más aún quería hacerlo en persona.
Yo estaba muy agitado por los recientes eventos en la capital, con todo esto del asunto de Fox y que mi señor, quien estaba a cargo del interrogatorio del prisionero había agotado sus esfuerzos por hacerlo a hablar, ya me había empezado a desesperar. Así que, tener una excusa para viajar lejos de la locura del hogar y desconectarme un poco era perfecto. Además, seguíamos necesitando dinero y era la oportunidad perfecta para crear algún negocio o trabajo en el Norte. A decir verdad, nunca había visitado el norte, lo más lejos que había ido de mi tierra natal era Antigua, cuando fui a estudiar a la ciudadela, y una de mis ambiciones era conocer Poniente, así que todo me llevaba por donde quería ir.
Pero estaba el asunto de mi padre ¿Querría conocer al hijo del hombre que dejó morir a su padre? por más que fuese de la familia. No sabía si era capaz de perdonarlo, por supuesto en Kirth no recaía la culpa por los pecados de su padre, aunque éste así lo considerara. No sabía además si estaría dispuesto a realizar tal viaje para conocer a un pariente lejano cuando todavía ni siquiera había encontrado el tiempo como para venirnos a visitar y conocer por fin a su nieta.
Para mi alivio, mi padre no le guardaba rencor y lo perdonaba por aquello, (nunca fueron muy unidos su padre y él, no lo molestaba el hecho de que el motivo de su muerte fuese porque lo abandonó su hermano en un momento de crisis. Estaba muerto. No había más nada que decir), fue lo que le transmití en una carta a Kirth, diciéndole que comenzaríamos los preparativos para el viaje. No sabía cuanto tardaría mi padre en llegar a Suno, se quedaría unos días para estar con Jayne y luego partiríamos, pero tal vez nuestro viaje comenzaría antes de que la carta llegase a manos de Kirth.
Efectivamente, tras solicitar un breve período de liberación de sus servicios a la corona, mi padre vino de inmediato. El rey se había mostrado reticente a dejarlo ir, estaba muy paranoico con el tema de la guerra y todo lo que estaba sucediendo con la rebelión y la aglomeración de los ejércitos enemigos. Eran tiempos turbios, bueno, lo son. Pero luego de que mi padre lo pidiera como un favor personal, éste le permitió partir, aunque mi padre tampoco se sentía muy cómodo con el hecho de abandonarlo, aunque no fuese por mucho tiempo, se estaba yendo cuando su rey más lo necesitaba.
Pero si esperaba más para visitar a Kirth, la guerra ya habría estallado y todo sería un caos. Debíamos realizar este viaje cuanto antes para poder regresar para cuando las cosas empeoraran.
Cuando mi padre llegó a Suno, fue bien recibido por todos. Así que después de pasar un tiempo con mi hija y obsequiarle un abalorio enjoyado que pertenecía a su abuela, mi madre, (el único regalo que Dentos había conseguido para ella pero que nunca había tenido la oportunidad de dárselo, pues nos abandonó por aquel entonces), partimos hacia el Norte junto con los cuatro mercenarios que contraté en la capital y los tres guardias de Lord Jean que me acompañaron en mi último viaje.
Jayne se quedó al cuidado de las criadas y nodrizas, también estaba el pequeño Lord Matt Claude para hacerle compañía. Se agradaban mutuamente y pasaban gran parte del tiempo juntos. Me gustaba ver que Jayne no estuviese sola. Se aburría mucho en la fortaleza, yo obligándola a continuar con sus estudios básicos y ella solo queriendo salir a cabalgar por el campo. Mi hija era una vaga, pero una vaga feliz y acompañada.
Nuestro viaje no tuvo inconvenientes durante un gran tramo. Nos encontramos conque una caravana mercante dirigida a Desembarco del Rey había sido asaltada por la rebelión en el camino y solo quedaban los restos humeantes del saqueo. Decidimos evitar esa parte del camino pero fuimos por otro estadísticamente menos seguro.
Descansamos periódicamente en posadas a pedido mío (no tolero los viajes largos y me canso con facilidad). No nos topamos en ningún encuentro directo con las fuerzas rebeldes ni con nadie que buscara problemas, a nuestra suerte. Sí vi cuando habíamos retomado el camino principal, algo que me llamó la atención en nuestro viaje, aunque no necesariamente significaban problemas, unas peculiares espadas en un mercado que se había asentado situado en las inmediaciones del río Agua Bellota. Sus inmediaciones no tienen nada de especial. En ese lugar hay un molino viejo, aislado de las otras casas. Está pasando Invernalia. Éstas espadas eran extrañamente similares a las que yo poseía, las que había tomado de nuestros atacantes en la capital. Tal vez por fin obtendría respuestas acerca del tal Fox, pensé cuando las vi. Era una pequeña posibilidad de que alguien supiera algo, estando tan lejos de Desembarco del Rey, pero ¿Quién sabe? tal vez por aquí lo conocían si tenía algo que ver con las espadas. Se suponía que este viaje era para despejar de mi mente esta situación, pero la tentación fue más fuerte que yo.
Así que le pregunté al mercader de dónde había sacado las espadas, él me contestó que de un cargamento dirigido al señor de Bosquesperso , éstas que él tenía las había obtenido a un buen precio ya que el señor tenía suficientes espadas para cubrir a todos sus hombres. Algo de aquello no me cerraba, estábamos en épocas de guerra, un señor no vendería parte de su arsenal por falta de recurso humanos entonces.
Decidí no preguntar más a aquel mercader, no confiaba en él. Sabía que no era quien decía, pero no obtendría respuestas de él, seguro era uno de los hombres de Fox, y en cuanto yo le diera la espalda desaparecería y le daría a Fox noticias de mi paradero.
Bosquespeso estaba bajo el mando de la casa Glover, antiguos reyes del Norte hasta que los Stark los avasallaron. Enemigos de la corona por consecuente. No podía meterme allí, no sin arriesgarme a que me capturasen. No obtendría respuestas allí. Sí antes de irme pude averiguar que el cargamento partió de Invernalia y pasó por la Aldea de Crofter para llegar a Bosquespeso. Invernalia tampoco era una ocpión. Mismo motivo. Aunque, probablemente hubiese sido en aquella aldea donde se "perdieron" las espadas del montón. Tal vez si pasaba por allí alguien podría darme respuestas.
Así que decidí desviarme un poco de nuestra trayectoria original y pasar por allí a ver qué podíamos averiguar.
Aún faltaba mucho para llegar a Castillo Negro y no nos cambiaría en nada el perder un día o dos.
Cuando llegamos al lugar me puse a buscar a alguien que estuviese relacionado con el mercado o la forja de armas y me topé con la herrería. Pregunté allí por este dichoso cargamento de armas y le impresionó mi pregunta al herrero. Me llevó con un mercader (éste sí parecía real) que era quien había recibido el cargamento de espadas y debía de haberlo enviado (completo) a Bosquespeso.
-"Un día de locos fue aquel. Un extraño llegó en un momento de dificultad, cuando los hombres de Invernalia me dejaron el cargamento y se llevaron las carretas, yo no tenía suficientes para llevar todas aquellas espadas, y este hombre, un tal Fox, se ofreció a llevar un par de cargamentos en sus carretas, por un pequeño precio. Yo como tonto le creí, pues lo que cobraba era una ganga y me encontraba en aprietos. No sólo me dijeron que el cargamento nunca llegó a Bosquespeso, sino que además unos hombres con esas espadas atacaron a unos barcos pesqueros en la Bahía del Hielo, que debían llevar la pesca para surtir los almacenes de Bosquespeso. Me timó, se llevó el dinero y las espadas, y luego hizo estragos con ellas"-
Yo le mostré las espadas que les quitamos a los hombres de Fox y le pregunté si eran las mismas para subyugar nuestras sospechas. Evidentemente el hombre no lo tomó bien -"¡Tú eres uno de ellos! Maldito bastardo. Me has tenido aquí contándote lo que tu y tus colegas hicieron. ¡VEN AQUÍ PARA QUE PUEDA ESTRUJARTE EL CUELLO! ¡¿SABES LOS PROBLEMAS QUE ME HAS TRAÍDO!?"-
Pero al final pude calmarlo y convencerlo de que en realidad no era uno de sus hombres, le conté la historia de lo sucedido en Desembarco del Rey y el hombre adoptó otra postura. Me caía bien, teníamos un enemigo en común y al parecer él le guardaba más rencor. Le conté sobre el mercader que tenía las espadas en Agua Bellota y que tal vez, si se apresuraba, lo lograría atrapar. Le entregué las espadas sobrantes, salvo la mía, a modo de buena fe. Despues de todo, eran suyas, o más bien, del Lord Glover. Lo tomó muy bien. Me agradeció por la información y por devolverle las espadas, comenzaba a caerle bien. Me quedé allí hasta que se supiera algo del paradero de las espadas. Resultó que el mercader de Agua Bellota no había abandonado el lugar, y que no era ningún mercader después de todo. Lo atraparon los hombres de Crofter, tomaron las espadas y las enviaron a Bosquespeso, y lograron hacer que hablase. Al parecer, este mercader, no era más nadie que el segundo al mando de Fox, y su hermano mayor. No era muy afin al dolor, así que no aguantó mucho hasta decirnos el paradero del refugio principal de su hermano en el Norte. Parecía que allí guardaban el resto de las espadas (las que no estaban en la capital con su hermano), el escondite se situaba en las cercanías de Hornwood, en la colina Cabeza de Oveja.
El mercader de la aldea se mostró muy agradecido -"Me has quitado la soga del cuello muchacho, estaba ya hasta el tope con Bosquespeso y sus malditas espadas. Ya me dejarán tranquilo un tiempo, pero volverán a pedir el resto del cargamento en algún momento seguro. Dime ¿Cómo puedo pagártelo?"- A decir verdad, yo estaba allí para visitar a Kirth, pero si los negocios llamaban, no podría decir que no. Le pedí que me asignara la tarea de recuperar las espadas faltantes del escondite de Fox y que me permitiera llevarme a su hermano como mi prisionero. El hombre aceptó aunque claro, Hornwood quedaba al sur en el camino y eso implicaba volver hacia atrás. Así que le propuse que cuando volviera de mi viaje a Castillo Negro, recuperaría las espadas. Me ofreció 225 monedas de oro si completaba la tarea con éxito y traía las espadas de vuelta, todas ellas, y en condiciones. Además no me asignó un tiempo límite para terminar el encargo así que podría hacerlo de paso en cualquier momento. Yo acepté y me dio 100 monedas de oro ahora y me dijo que me daría el resto al final. Equipó a mis hombres con unos escudos y arcos precarios para que tuviésemos mayor oportunidad contra los bandidos si es que los íbamos a enfrentar a todos, porque claro, no sabíamos cuantos de ellos estaban en aquel lugar. Pero eso a mi no me importó. Le pidió al herrero que me proporcionase una de sus más impecables armaduras como muestra de su gratitud, pero me advirtió que no pensara ni por un segundo en traicionarlo y llevarme el oro sin completar el trabajo, le espeté que guardara la calma, yo tampoco era un fanático de la traición. Él había demostrado tener confianza en mi, y por lo tanto lo elegí también como sujeto de confianza. Y habiendo hecho todo aquello, me marché de aquel lugar hacia el muro.

                                       -Perspectiva del narrador-

Kirth había recibido la carta de su sobrino Wat, comunicando su partida junto con su padre Dentos, aunque no de su hija Jayne. Se sintió muy emocionado y le volvió a insistir al Lord Comandante para que le asignase una tarea que le permitiera salir del castilo.
El viejo pensó en algún trabajo para él, y encontró uno en Villa Topo, uno sobre una anciana que estaba acusada de brujería, matando animales en sacrificios y asustando al pueblo con sus maldiciones. Kirth fue encomendado con la tarea de "Encargarse de ella". El lord comandante le indicó que una vez completada la tarea, podría tomarse la libertad de ir más allá de villa topo para recibir a su familia en el camino, y que luego de ello, tenía permitido irse por un mes con ellos si así lo deseaba, su excusa para permitírselo era que Kirth era alguien prescindible. Una tremenda sorpresa para él. No solo le permitiría salir del recinto del castillo sino que lo estaba autorizando a abandonar sus deberes por un mes para estar con su familia. Muy amable de su parte, aunque no entendía por que esta demostración de favoritismo cuando el Lord Comandante y él apenas si se conocían. No suele hacerle esta clase de favores a los soldados de a pie, quizás fue un arranque de bondad y cortesía por su parte.
Kirth le agradeció una y mil veces por todo, tomó sus cosas, se subió a un caballo y partió rumbo a Villa Topo a toda prisa.
No sabía bien que se suponía que hiciera cuando localizara a la vieja bruja, no había pruebas de un crimen así que no podía solo llegar y asesinarla, iba en contra de su código. Pero órdenes eran órdenes.
Al llegar allí, encontró el aire del pueblo muy calmado, no había mucha gente en las calles y todos bajaban la vista ante su mirada. No comprendía bien lo que sucedía, todo esto le parecía sospechoso. ¿A dónde había ido la gente?
Comenzó a buscar por aquí y por allá señales de una aglomeración de personas, tal vez por una riña, un espectáculo o alguna oferta en la plaza principal. Se sorprendió mucho al encontrar a la parte faltante del pueblo rendido a los pies de la bruja mientras ésta estaba preparándose para sacrificar a un hermoso niño delante de todos. No podía entender como todos podían ver aquel acontecimiento y no hacer nada para evitarlo. Tomó su espada y corrió a cortar las ataduras de aquel niño. En eso la bruja interviene y lo toma del brazo -"¿Qué haces tonto? El invierno se acerca y ésta es la única forma de retrasarlo un poco más. Terribles eventos vienen con él, terribles. Por la sangre mas bella será y solo por la sangre más bella dejará de ser"-
-"Pero ¿De qué hablas vieja loca? ¡Estamos en pleno verano! No sé qué clase de hechizo habrás usado para mantener a todos aquí a raya, pero yo no permitiré que mates a este niño por una de tus visiones o lo que sea"- Así que Kirth envió a la anciana al suelo de un empujón y procedió a cortar las sogas del jovencito. En eso la anciana se levanta y saca un cuchillo, oculto de la vista de Kirth, y sigilosamente se le acerca hasta que lo alcanza y hace un tajo en su mano, y de alguna manera logra mandarlo a volar de un fuerte golpe. (Era una anciana decrépita ¿Cómo podía ser eso posible?) -"Quien por la espada mata, por la espada muere. Tú que por la espada vives, un terrible destino te espera peor que la muerte"- Y procedió a hacer un tajo en su propia mano, con el cuchillo ensangrentado forjó la maldición. Con Kirth retorciéndose en el piso por un dolor que no se podía explicar de donde provenía, la anciana se acercó al niño recientemente liberado de sus ataduras, cuchillo en mano lista para actuar -"No te escaparás amiguito, tu destino está sellado, igual que el de tu amigo el valeroso idiota. El ritual debe completarse, o todos estaremos condenados. ¡POR LA SANGRE MÁS BELLA SERÁ!"- dijo la anciana, y levantó el cuchillo lista para clavárselo en el corazón, pero el niño fue más ágil y la golpeó en la boca del estómago, procediendo a usar la daga que había deslizado de la funda de Kirth para clavársela en el costado -"Y solo por la sangre más bella dejará de ser..."- le susurró el apuesto joven.
La anciana quedó paralizada por el dolor y soltó el cuchillo, pero no se desplomó... ¡Aún intentaba atrapar al niño! pero no podía moverse con estabilidad y no lo alcanzaría jamás, pues este se echó a correr abandonando el lugar. En el momento en que la anciana soltó el alfanje que llevaba, su magia pareció cesar, evaporarse en la nada. Kirth ya no sentía dolor y la gente empezó a reaccionar.
Así que éste se incorporó, tomó su espada y ensartó a la maldita bruja, la que por fin, cayó al suelo muerta.
Procedió a calmar a todos y explicar la situación, ya que estaban completamente desorientados.
Miró su mando un momento y recordó el agudo dolor que había sentido y las palabras de la anciana. ¿Acaso era real lo que dijo? ¿De verdad estaba maldito? ¿Era su destino morir por la espada o algo peor?
No quería ni saberlo. Tomó el cadáver de la anciana y se lo llevó de allí a castillo negro.
Completada su misión, regresó en busca de su familia, los encontró en el camino y los trajo de regreso al muro.
Allí pasaron un par de semanas mayoritariamente charlando y poniéndose a punto con sus vidas, entrenando un poco a Wat, que necesitaba aprender técnicas de defensa útiles para su condición (el hecho de tener una lesión en el brazo) y conociendo un poco el muro y las inmediaciones, incluso se les ofreció ir al norte del muro para conocer el torreón de Craster, un salvaje que brindaba sus servicios de vez en cuando a la guardia nocturna.
Luego de pasar allí un tiempo, Wat le comentó a Kirth sobre su pequeña empresa con el mercader de la aldea de Crofter y lo invitó a acompañarlos, un par de manos extra siempre venían bien cuando se trataba de combatir bandidos.
Desde luego Kirth aceptó, además ya tenía el permiso para ausentarse por un mes. Era la aventura perfecta.
Así que sin más nada que hacer en Castillo Negro, partieron con rumbo a Hornwood al encuentro con los maleantes.

Peticiones:
Relación con el mercader de la Aldea de Crofter aumentada.
Armadura de Calidad Señoral (Peto y Grebas).
Oro: 100 monedas.
Escudos y arcos rudimentarios para los mercenarios y guardias.
Se suman a la compañía temporal: Kirth y Dentos Dundledore y los 3 guardias del Lord Jean Paul Rouvard.
Condición de Kirth Dundledore - MALDITO
Destreza en combate personal: de 0 a 1
XP


Última edición por Kota el Dom Mayo 29, 2016 1:53 pm, editado 6 veces (Razón : Et Lux In Tenebris Lucet)
avatar
Kota

Empleo: : Doctor

Mensajes : 109
Fecha de inscripción : 26/02/2016
Edad : 17
Localización : Uruguay

Hoja de personaje
Stats:
StatsValor
Nivel:
Destreza En Combate:
Diplomacia:
Marcial:
Administración:
Intriga:
Aprendizaje:
Prestigio:
Fe:
Dinastía:

Ver perfil de usuario http://steamcommunity.com/id/URL_personalizada

Volver arriba Ir abajo

Re: Kirth Dundledore - El reencuentro.

Mensaje por Web Master el Dom Mayo 29, 2016 1:42 pm

Me gustó bastante la forma en la que contaste el diario, las multi perspectivas son bastante interesantes, aunque un poco difíciles de manejar. ¿Que quiero decir con esto? Quiero decir que me pareció que falto contenido, me parece que avanzas rápido por la historia y aunque explicas bastante bien, falta ese contenido que le da más calma a la historia.

Otra cosa que vi es que Dentos viajó hacia Suno, y a pesar de que no quería dejar al rey y todo eso, el mismo rey loco, por su personalidad, jamás dejaría que uno de sus hombres se fuera, Aerys no era en absoluto una persona generosa, por lo que no le importaba el resto del mundo.

2 - Ortografía(1,5) (encontré varios errores con nombres, lugares entre otros).
3 - Creatividad(2)
4 - Realidad(2)
2 - Coherencia(1)
1 - Ambientación(1)

Tu nota final es un 7,5

En cuanto a las peticiones:
- Relación con el mercader aumentada.(aceptado)
- Armadura de Calidad Señoral. (rechazado, puedes obtener de calidad normal si lo deseas).
- Oro: Obtienes 30 monedas de oro
- Escudos y arcos rudimentarios para los mercenarios y guardias.(aceptado)
- Se suman a la compañía temporal: Kirth y los 3 guardias del Lord Jean Paul Rouvard.(Dentos no viaja por decreto real)
- Condición de Kirth Dundledore - MALDITO (aceptado)
- Destreza en combate personal: de 0 a 1 (para Kirth imagino, aceptado)
- XP (1000 de Xp se suman)

WebMaster
avatar
Web Master
Admin

Empleo: : Creador

Mensajes : 148
Fecha de inscripción : 24/02/2016
Localización : En el Paraíso

Hoja de personaje
Stats:
StatsValor
Nivel:
Destreza En Combate:
Diplomacia:
Marcial:
Administración:
Intriga:
Aprendizaje:
Prestigio:
Fe:
Dinastía:

Ver perfil de usuario http://gotdominacion.gratisforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Kirth Dundledore - El reencuentro.

Mensaje por Kota el Dom Mayo 29, 2016 1:57 pm

.La destreza en combate es para Wat, por las técnicas que aprendió para defenderse a pesar de su herida.
.Armadura de calidad NORMAL. - Actualizado en la ficha
.Dentos no viaja al Norte, pero sí viaja a Suno a conocer a Jayne por un breve período de tiempo. - Actualizado en la ficha
.Oro:30 monedas y 30 monedas al completar la tarea - Actualizado en la ficha
.Nivel y XP actualizados en la ficha.

_________________
avatar
Kota

Empleo: : Doctor

Mensajes : 109
Fecha de inscripción : 26/02/2016
Edad : 17
Localización : Uruguay

Hoja de personaje
Stats:
StatsValor
Nivel:
Destreza En Combate:
Diplomacia:
Marcial:
Administración:
Intriga:
Aprendizaje:
Prestigio:
Fe:
Dinastía:

Ver perfil de usuario http://steamcommunity.com/id/URL_personalizada

Volver arriba Ir abajo

Re: Kirth Dundledore - El reencuentro.

Mensaje por Web Master el Dom Mayo 29, 2016 2:20 pm

Aceptado
avatar
Web Master
Admin

Empleo: : Creador

Mensajes : 148
Fecha de inscripción : 24/02/2016
Localización : En el Paraíso

Hoja de personaje
Stats:
StatsValor
Nivel:
Destreza En Combate:
Diplomacia:
Marcial:
Administración:
Intriga:
Aprendizaje:
Prestigio:
Fe:
Dinastía:

Ver perfil de usuario http://gotdominacion.gratisforo.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Kirth Dundledore - El reencuentro.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.